viernes, 16 de marzo de 2018

260. BERNIA 1.126 m, Alicante



26 de diciembre del 2017. Corta pero intensa ascensión con estreno del palo para selfies. Así que la primera foto es, lógicamente,  una selfie del grupo excursionista con el peñón del Bernia detrás.


Van primero los datos grabados por el Suunto sólo para la subida. Lo importante: 2,65 y 525+ en 1 hora y 25 minutos.


La ascensión tiene dos etapas bien diferenciadas: la primera hasta las ruinas del fuerte de Bernia; la segunda, alcanzar el cresterío de roca y seguir por él hasta llegar a la cima.  Como el track me hizo cosas raras en el cresterío al pasarlo a Google solo me sirve para contar la primera parte:


El punto de salida está en unas casas que hay debajo justo de la cima, al que no es fácil llegar en coche porque la pista es bastante pendiente y en algunos pasos, con mal firme. Indican que mejor subir con todo terreno, pero como Josema es de la zona y se la conoce bien, nos dejamos llevar y nos subió sin más problema que bajarnos del coche una o dos veces para evitar que se golpeasen los bajos.


Aunque la primera parte parece sencilla, ya se ve en estas primeras fotos que el sendero es bastante áspero.


La llegada al fuerte se produce por un terreno más llano y llevadero:


Y en llegando a los restos del fuerte (unos 40' desde la salida), otra selfie:


Nos asomamos al valle del Algar para reconocer algunos lugares....


Y tiramos hacia arriba hasta toparnos con el muro de caliza:


Josema nos guía "de primera" y no hay dificultad en dar con el paso hacia la cresta aunque hay que echar un poco la mano:


Ya parece que está hecho lo más difícil y que solo queda crestear:


Pero la línea de cumbre se estrecha y es necesario volver a echar las manos a la roca:


El paso más comprometido está en canal por lo que no da ningún vértigo ni a derecha ni a izquierda.


A partir de ahí todo es coser y cantar por un alegre sendero.


Hasta el vértice geodésico de la cumbre:


El palo de la selfie resistió al fuerte viento en la cima (aunque el peluquín por poco se me va):


Para el almuerzo nos refugiamos un poco más abajo:


Desde allí se tenía una vista espléndida del cumbrero hacia el mar Mediterráneo con el Peñón de Ifach como remate del mismo:


En la bajada echamos mano de la cadena que hay en el paso más vertical.


E hice otra foto de un pequeño escalón del cresterío que se me había pasado fotografiar en la subida. La flecha roja ayuda a encontrarlo.


La penúltima foto es bajando hacia el fuerte:


Porque la última foto es la de la celebración de "otro éxito" con los gorros puestos, porque las nubes se nos habían echado encima y empezaba a llover.


Justo a tiempo para bajar a comer al Algar el día después de Navidad.


lunes, 26 de febrero de 2018

259. EL ACEBAL DE VALGAÑÓN Y ANGUTA (9,5 k 350+)



Acumulo ya un considerable retraso en actualizar este blog y el ordenador se me llena de carpetas con excursiones y paseos que merecían ser contados aquí por si alguien busca en las salidas mías inspiración para las suyas. Desde el paseo por Prado Arado (ver Montes 247) había pensado también en hacer un nuevo blog en el que pudieran catalogarse los antiguos senderos que valdría la pena acotar, señalizar y acaso limpiar de vez en cuando. Pero no sé qué me pasa que el tiempo se está encogiendo a mi alrededor y no me da, no ya no para hacer un mínimo relato, sino que ni para poner un track y unas fotos. 


Recupero hoy esta maravillosa salida al Acebal de Valgañón realizada el domingo 17 de diciembre del año pasado (2017) en que tuvimos la suerte de una pequeña nevada caída la noche anterior. Subimos por el sendero que sale del pueblo justo en dirección norte y pasa junto a un pabellón ganadero; y regresamos por el ancho sendero casi pista que baja junto al arroyo de la Dehesa y que llega al comienzo del paseo de la ermita de Tresfuentes, por lo que también la hicimos una visita.

Inicio en el llamado camino del Cementerio



Aunque ya no nevaba, la "blanquilla" de las ramas nos iba cayendo a traición



Justo había la nieve precisa para no perder el sendero de subida

Vista de la ascensión por el sendero del barranco más oriental

El paso por la zona de árboles altos fue magia pura

De ahí se entra al acebal propiamente dicho


Para esas fechas tan avanzadas ya casi no había frutos rojos en los acebos


Paso por una zona algo más abierta con vistas al valle del Ciordia y al fondo, el del Oja


Llegada al llano de la Laguna de la Dehesa


Echamos un vistazo al refugio y nos encantó verlo tan limpio y arreglado


Rosalía dando la escala a un acebo aislado de la Dehesa


En vista del buen tiempo que hacía decidimos cruzar esta ancha pista y seguir hasta Anguta


Camino de la Dehesa hacia Anguta en leve descenso


Ruinas de la Iglesia de Anguta

Ruinas del caserío

Pista de ida y vuelta a Anguta y barranco de descenso

Comienzo del camino de bajada con el barranco muy profundo a la derecha


Hacia la mitad de la bajada se pasa a la derecha del barranco y se avista ya Valgañón


Visita a la ermita de las Tresfuentes

Track grabado por Suunto


Datos. Tengo el reloj puesto en running pero es tranquilo senderismo lo que hacemos


Y el perfil con el horario donde se aprecia que la pendiente de la bajada por el arroyo de la bajada es mucho más severa.


jueves, 8 de febrero de 2018

258. EL LOMO DE BERGASA. 11k 350+



Bergasa y las dos Bergasillas, Bajera y Somera, están como escondidas en un rincón de la parte oriental de la Sierra de la Hez y muy poca gente las conoce. Yo mismo no las descubrí hasta que hace unos meses me uní al grupo de Angel Urbina que recorre caminos entre pueblos para ir visitando sus ermitas. Salimos entonces de Bergasa por la carretera a las Bergasillas, pero antes de llegar a las eses de la cuesta que sube a Bergasilla Bajera nos echamos al otro lado del barranco que baja de Bergasilla Somera y fuimos zigzagueando hasta llegar a este pequeño pueblo ubicado en el cordal Este Oeste que baja del Cabi Monteros. Con los amigos de las ermitas bajamos luego a Bergasilla Bajera por la carretera y volvimos a Bergasa por un camino situado en el siguiente barranco hacia el Noroeste. Aquí el track que grabé aquel día:


Fue en esa excursión cuando al llegar a Bergasilla Somera y asomarnos al valle del Cidacos pensé que recoger el lomo del monte que separa Bergasa y Arnedo sería una bonita excursión, y así la hice con Rosalía y Elena el 19 de noviembre del 2017. Arriba he puesto el recorrido en 3d y este es el track de mi plan:


Lo más feo del recorrido es el primer tramo, que hay que hacerlo por la carretera, aunque a decir verdad apenas pasa nadie porque muere en Bergasillas Somera.


El camino que zigzaguea para pasar al otro lado del barranco de Bergasilla Somera es rústico y muy bonito, pero hay que tener mucho cuidado y consultar varias veces el track en los cruces porque puedes acabar en alguna finca y tener que dar la vuelta.


El premio a los trescientos metros de ascensión hasta el collado de Bergasillas Somera es la magnífica perspectiva sobre el valle del Cidacos con Peña Isasa dominando la escena.


Como he repetido el recorrido con unos amigos después de la gran nevada de Enero del 2018, os pongo la magnífica vista que se puede tener de Peña Isasa y Peñalmonte desde el modesto lomo de esta sencilla excursión:


La pista que recorre el cumbrero es al principio muy amplia. En la siguiente foto se ve cómo vamos dejando atrás Bergasilla Somera, y a la derecha Bergasilla Bajera con los molinos de la Sierra de la Hez encima:


Un poco más adelante la pista se mete un poco entre los pinos de la ladera norte:


Peña Isasa y Peñalmonte se va quedando atrás:


La pista cruza un paso canadiense y aparece una valla a nuestra izquierda. En vez de seguir por un sendero que va a la izquierda de la valla, nosotros seguimos por la pista y descubrimos que el vértice geodésico que marca el punto más alto del cumbrero está al otro lado de la valla. Grrrrr.


Cuatro alambres no nos podían robar una cima, así que echamos cuerpo a tierra, pasamos como podemos sin hacernos un siete en el anorak, las chicas se encaraman a lo más alto, y nos hacemos la selfie del día:


Un poco más adelante la pista se va a hacia Arnedo y es necesario cruzar de nuevo al norte de la valla (esta vez por un paso de personas) para seguir por la parte más bonita del recorrido, es decir, por un sendero peatonal de los que a mí me gustan. Ahí vemos la pista que baja hacia el valle del Cidacos con Arnedo al fondo:


Y en la siguiente foto el sendero que sigue por el cumbrero:


Bellísimo:


Pasamos por encima de Arnedo mismo:


Y al llegar a la siguiente pista que va de Arnedo a Bergasa, la cogemos girando 90º a la izquierda para descender al punto de partida. La parte de arriba de esta pista es bastante pendiente e incluso rústica pero en la parte baja le han hecho unas de esas cunetas profundas que me parecen de escándalo.


Serán excelentes para evacuar las aguas pero son rematadamente feas para andar por el campo, seguro que son caras, que pronto harán complicado el acceso a las fincas  y que a la vista está que son bastante peligrosas para los tractores o coches cuando tienen que cruzarse con otros vehículos. Y aquí nadie dice nada.


En Bergasa se puede uno llegar a ver la ermita de Santa María de los Dolores que está en el camino a Carbonera (detrás de la iglesia en la siguiente foto) o también nos podemos comprar un par de quesos del tío Sanz, que están muy buenos.


En la última imagen vemos el perfil y el tiempo empleado. No llegó a las tres horas.